la estacion

Slide1 Slide2 Slide3 Slide4 Slide5 Slide6

Slide1

Slide2

Slide3

Slide4

Slide5

Slide6

  

VIAJE DE ESTUDIOS A LA GRANJA ESCUELA DE SEGOVIA

4 de junio de 2015

La vida es un reto y cada día es un reto. Cada dificultad que se nos presenta es un reto que nos invita a enfrentarnos a él con determinación. Cada obstáculo que se intermpone en nuestro camino es una invitación que se nos hace a la superación personal. De repente surgen los miedos, la falta de voluntad y la tentación de abandonar, aun sin haberlo intentado. Y cuando nos enfrentamos a la dificultad y ponemos la firme voluntad de superarla, entonces descubrimos que somos capaces de avanzar, de seguir caminando, de crecer.

Algo, o mucho, de esto es lo que han experimentado nuestros muchachos en el día de hoy. Subirse al rocódromo y superar miedos y vértigos, caminar por la pista de cuerdas y troncos y controlar nuestro cuerpo y acompasarlo a nuestros pensamientos; cargar el arco y apuntar a la diana afinando la puntería; o tejer la cesta con las mimbres dominando la caprichosidad de nuestros dedos...

Todo ello suma un conjunto de pequeños detalles que por dentro de nuestro cuerpo y en lo profundo de nuestros sentimientos, nos ha ayudado a crecer interiormente y exteriormente. Han sido actividades de un día, pero ejemplos de lo que significa caminar por la vida con la firme voluntad de crecer como personas. Es la Educación. 

Han sido muchos los roces y los momentos de contacto de unos con otros y de los otros con todos. Han sido muchas las horas juntos en las cabañas, en el comedor, en las actividades programadas. Y del roce surge el cariño... Seguro que ellos, que todos, hemos tenido la oportunidad de querernos un poco más, porque nos hemos dado cuenta de que somos distintos y, en el fondo, iguales; y nos hemos percatado de que, por ello, merece la pena estar cerca los unos de los otros con la mano tendida, con la mirada puesta en hacerle la vida más agradable al otro, con una sonrisa en los labios y con la palabra bien dispuesta a pedir perdón cuando se nos descontrola el nervio y caemos en la cuenta de que hemos podido ofender al compañero.

Han sido días para superar miedos, para sentir la cercanía de los demás, para dejar que los otros sintieran nuestra cercanía.

Han sido días lejos de nuestra familia, hemos valorado todo lo que hacen por nosotros y hemos sentido que nosotros debemos estar dispuestos a hacer todo lo que podamos por nuestros padres, abuelos, hermanos y por cualquiera que pase a nuestro lado.

Han sido días para el asombro contemplando el azul del cielo, el brillar de las estrellas, el frescor de la mañana y de la noche, el calor del sol y el regalo de la sombra de tanto árbol que nos rodea.

Pero, especialmente, han sido días para descubrir que, por encima de todo, las personas somos el principal motivo de asombro.

Mañana conoceremos Segovia: Patrimonio de la Humanidad. EL ACUEDUCTO, LA CATEDRAL, EL ALCÁZAR... otras maravillas, de belleza singular, fruto del tesón y del empeño de muchas personas que pasaron por aquí mucho antes que nosotros y dejaron lo mejor de sí mismos para nuestro disfrute. Por eso vemos necesario dar lo mejor de nosotros mismos para que, quienes vengan detrás de nosotros, puedan sentir lo que sentimos ahora.

Mañana nos despediremos de esta tierra y añoraremos la Naturaleza inmensa que nos ha acogido. Y, aunque no somos poetas, nos apropiaremos de poemas consagrados para decir:

"Esposa

 Buscando mis amores,

iré por esos montes y riberas;

ni cogeré las flores,

ni temeré las fieras,

y pasaré los fuertes y fronteras.             

(Pregunta a las Criaturas)

  ¡Oh bosques y espesuras,

plantadas por la mano del amado!

¡Oh prado de verduras,

de flores esmaltado,

decid si por vosotros ha pasado!              

(Respuesta de las Criaturas)

  Mil gracias derramando,

pasó por estos sotos con presura,

y yéndolos mirando,

con sola su figura

vestidos los dejó de hermosura".               

Y a todos los que hemos disfrutado en Segovia durante estos días, nos queda la voluntad de ir pasando por la vida "dejándolo todo y a todos vestidos de hermosura".

 

3 de junio de 2015

Hoy tercer día de estancia en Segovia. Todo ha girado en torno a la historia y al arte. El día ha amanecido fresco y con sol radiante, pero a lo largo de la mañana se ha nublado y ya no hemos vuelto a verlo. La temperatura muy agradable, más tirando a veraniega que a primaveral.

Después de desayunar nos hemos dado un buen paseo hasta la Granja de San Ildefonso. Allí hemos visitado el Centro Nacional del Vidrio y, acompañados por una buena guía, hemos recorrido todas sus dependencias hasta terminar viendo cómo se fabrican artesanalmente algunas piezas de vidrio. 

La comida nos la han llevado a un parque y al terminar nos hemos dado un buen baño de historia y de arte visitando -también muy bien guiados- el interior del palacio erigido por Felipe V (un Versalles en pequeño). Visitar este tipo de monumentos histórico artísticos es más que deseable y necesario para nuestros alunos. Que ellos vayan tomando contacto con estos monumentos, que descubran el valor que tienen, que desarrollen su capacidad de asombro ante tantas maravillas que nos rodean y que aprendan a valorar la belleza y riqueza artística que constituye nuestro patrimonio nacional es un buen camino para incrementar su educación.

Luego ha seguido un paseo por los jardines de palacio hasta que, llegada la hora, hemos recorrido cuatro fuentes magníficas que se iban encendiendo a nuestro paso... con remojón incluido. Toda una experiencia. Y sin dejar en ningún momento de contemplar la asombrosa Naturaleza que adorna esta vertiente del Guadarrama, a los pies de Peñalara.

Y esta noche... dormiremos como jabatos. El cuerpo lo pide.

Mañana haremos deportes varios.

¡Ah! y vuestros hijos casi ya no se acuerdan de que en su casa...

2 de junio de 2015

Un cielo azul limpio, deslumbrante y, a medida que avanzaba la mañana, algodonado, nos ha alegrado el nuevo día. Todo se nos ha pasado en un abrir y cerrar de ojos. Calor veraniego y contacto con la Naturaleza que nos hace sentirnos protegidos y alegres.

La primera noche en las cabañas ha sido una experiencia única y tranquila. Algunos, muy madrugadores, han tenido que esperar hasta que, a las 9 de la mañana, se les ha permitido ir a asearse para luego hacer las camas antes de ir a desayunar. 

Hoy hemos tomado contacto con una gran variedad de animales. Hemos aprendido sus costumbres y la necesidad que tienen de ser respetados y cuidados.

Los talleres de atrapasueños, cestería y transformación de alimentos (elaboración de bizcocho) nos han entretenido. Pero lo más importante: la convivencia, las relaciones entre unos y otros ha seguido funcionando muy bien. Si todo sigue así -que seguirá- nos enorgullecerá felicitar a los padres de estos chicos que ya son el orgullo de su Colegio.

Y mañana pasaremos el día en LA GRANJA DE SAN ILDEFONSO. Visitaremos el Centro Nacional del Vidrio, el palacio real y los jardines de estos reales sitios. Será una gozada. Ya os lo contaremos.

 

1 de junio de 2015

Hoy, primer día de una experiencia que promete ser inolvidable. El viaje en autobús ha resultado ser tranquilo y agradable. Algún alumno, pocos, se ha mareado, pero hemos parado para decansar y almorzar en San Esteban de Gormaz. 

Hemos llegado a nuestro destino en torno  a las 12 del mediodía y hemos distribuido a los chicos en sus respectivas cabañas. Han comido estupendamente y, más tarde, una interesantísima actividad de contacto con la Naturaleza. El entorno es una maravilla: Sierra de Guadarrama, Peña Lara, el río Eresma, La Granja de San Ildefonso al fondo... La tarde ha sido una clase muy práctica de Conocimiento del Medio. Pero más importante aún es que todo el día ha sido y sigue siendo una ocasión magnífica para aprender a convivir, a aceptarnos unos a otros tal y como somos, a valorar lo que somos y lo que tenemos, a compartir nuestro tiempo, nuestras inquietudes e ilusiones.

El personal de la Granja Escuela recuerda con cariño a los profesores que estuvieron en años anteriores: Rebeca, Sara, María Jesús, Montse...

Y un comentario alagador: Me dice uno de los monitores (el portugués Nando) que lleva ya 8 años trabajando aquí y que los alumnos del Colegio La Estación han sido los mejores que han pasado por aquí, que guarda un recuerdo inmejorable de todos ellos. Y esperamos que lo mismo pueda seguir diciendo.

Esta experiencia dejará un recuerdo imborrable en nuestros muchachos, y en su maestros... también.

 ¡¡¡Todo un regalo!!!

El resto de las fotos podéis verlas en la galería.

José Ángel Lalinde González